lapenitencia

|||un año, una promesa, una intención,

otro año, otra promesa, otra intención|||

Anuncios

Un comentario en “lapenitencia

  1. En aquella fiesta de Fin de Año de hace una década culminó una caída libre a los infiernos. Arruinado, sentado al pie de un semáforo, con su elegante traje impregnado de olor a tabaco, alcohol y vómito, sucio pelele que se inclina hacia el suelo alfombrado de serpentinas y restos de cristales. Las malas compañías que había conocido apenas un año antes lo habían llevado por un camino que se presumía sin retorno por los intrincados senderos de las drogas, el sexo, el alcohol y el juego. Sabía que hacía mal, pero le faltaba fuerza de voluntad para dejarlo, sabía que si lo dejaba, sus “amigos” irían a por su familia y les contarían un ignominioso secreto. Sólo tenía una posible escapatoria; la huida hacia adelante, una noche en el que el desenfreno fuese máximo y él mismo quien llevase la iniciativa, y la Nochevieja era el momento perfecto.
    Ignoraba el tiempo que había pasado en aquella posición, únicamente intuía el sol sobre su cabeza en el instante que se incorporaba y se iba a casa. Allí comunicó a su familia que dejaba la ciudad y que se iba a otro lugar que no revelaría para evitarles futuros problemas. Le prestaron unos tres mil euros para que se pagase el viaje, y los primeros meses del alquiler. En realidad se fue a una ciudad que estaba a menos de treinta kilómetros y no tardó en encontrar un apartamento y un modesto trabajo de camarero. Pero necesitaba algo más, tenía que hacer algo que le ayudase a superar la vergüenza de su etapa anterior. Y poco antes de la Semana Santa entró en la Cofradía. Rápidamente superó la humillación de llegar al trabajo con resaca o bajo los efectos de las drogas. Parecía un milagro, pero ahora podía beber el triple que antes y no sufrir las consecuencias negativas; con las drogas estaba pasando lo mismo, y al final de cada mes tenía mucho más dinero que durante cinco meses en su anterior vida.
    Una nueva fiesta de Fin de año en la nueva ciudad, con sus nuevos amigos, y al finalizar ésta, diez días en una casa de turismo rural con diez chicas. Un año, una promesa, una intención, otro año, otra promesa, otra intención.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s