cuandolahistorialacuentanotros

|||pueden ser dos desconocidos viendo un plano de la ciudad,

pueden ser dos personas que se conocen de siempre y les une una amistad  superficial,

tu eliges la teoría,

ellos la viven|||

Anuncios

5 comentarios en “cuandolahistorialacuentanotros

  1. Salí, como acostumbro a hacer las mañanas de los sábados, dispuesto a correr por el paseo marítimo; pienso que el aire de la mañana es muy saludable para el bienestar general del cuerpo, y aunque no lo sea me da igual, porque desde que tengo esa costumbre me va mejor en todos los aspectos de mi vida; sentimental, social, económico, intelectual. Antes de superar el primer edificio que miraba hacia el mar, el vagabundo que estaba en apoyado en la pared me dijo: -¡¡¡pueden ser dos desconocidos viendo un plano de la ciudad, pueden ser dos personas que se conocen de siempre y les une una amistad superficial, tú eliges la teoría, ellos la viven!!!- Miré a mi izquierda y allí estaban ellos, no me había percatado antes si no llega a ser por el típico truco de mendigo que quiere sacarte unas monedas. Si le decía que no tenía nada ya quedaba en evidencia, así que decidí tomar la iniciativa.
    -Conozco la historia de los dos por separado y la que les une-. El hombre quedó atónito, ya que esperaba una respuesta evasiva o que mirase para otro lado. Permaneció en silencio esperando a que continuase con mi relato.
    -El mundo moderno crea extrañas relaciones- proseguí a modo de introducción –Efectivamente son dos desconocidos que están viendo el plano de la ciudad, pero por otra parte se conocen de siempre y les une una amistad superficial. Tanto él como ella son seres solitarios, prácticamente no salen de sus casas más que para ir a trabajar, apenas se relacionan con sus compañeros, no se les conoce pareja formal y la mayoría de las veces, cuando se cruzan por la calle, ni se saludan. Algo parecido ocurre cuando somos pequeños, a lo mejor somos muy simpáticos con los niños en clase o unos pesados con el profesor, pero cuando nos cruzamos con ellos por la calle apenas levantamos la vista para saludar. Lo mismo con los ligues de fin de semana; muy juntitos en la discoteca pero si nos los encontramos por la calle hasta cambiamos de acera. Internet y sus redes sociales no han hecho más que acentuar esta situación; tienes miles de amigos a los que nunca viste en carne y hueso pero los conoces por unas fotos colgadas y empiezas a compartir confidencias con ellos, y a lo mejor personas a las que tienes a la vuelta de la esquina ni les diriges la palabra. El caso más llamativo es el de aquellas personas que viven en la misma ciudad, están como amigos en las redes sociales, no se hablan, pero quedan de vez en cuando y utilizan un código de comportamiento. Quedan en un punto de la ciudad, intercambian unas palabras mientras echan un vistazo a un mapa y tras cinco minutos se van a una pensión, cada vez una distinta, donde disfrutan de algo más íntimo, que es lo que hacen estos dos.
    -¿Y tú como sabes todo eso?-
    -Puede ser que me lo acabe de inventar; puede ser que sea totalmente cierto; pueden valer tus teorías, las mías o una mezcla de las dos, la elección es tuya.
    Tras casi tres horas de carrera volví a casa. Como de costumbre, estaba ella junto a mi portal con el plano extendido y cuando me acercaba a preguntarle -¿Puedo ayudarte en algo?- me guiñaba un ojo picaronamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s