abriendopaso

|||las rocas se iban retirando a su paso para permitirles descubrir donde se esconde el paraíso|||

Anuncios

8 comentarios en “abriendopaso

  1. Un sueño de infancia se hizo realidad.
    Siempre se sintieron cautivados por la determinación de aquellos hombres que hicieron de la mar su vida. Se imaginaron como el marinero que con su grito “tierra a la vista” anunciaba el descubrimiento de un nuevo mundo tras una larga travesía. Soñaban ser los capitanes del bajel pirata llamado por su bravura El Temido.
    Cuando vieron por primera vez el mar, en aquella pequeña localidad de veraneo, con sus recién cumplidos cuatro años; aquellos niños mesetarios desearon navegarlo y descubrir el misterio que se ocultaba al doblar aquellas rocas y del que tanto hablaban los solitarios pescadores que pacientemente reparaban sus aparejos en la orilla.
    Desde entonces todos los veranos se apuntaban a los cursos de vela que se impartían en el club marítimo del pueblo vecino y no perdían ocasión de un paseo en motora cuando eran invitados por niños cuyos padres tenían más dinero. Llegaron por mar a casi todos los pueblos vecinos, pero nunca doblaban aquellas rocas, con lo cual el misterio se acrecentaba cada vez más.
    En el colegio solo prestaban atención cuando se hablaba del mar. Conocieron su dinámica a través de las Ciencias Naturales, sus caminos a través de la Historia y sus emociones a través de la Literatura. Anhelaban surcar los mares en busca de nuevas tierras donde vivir un exótico romance con una atractiva indígena. Querrían escuchar cantos de sirena. Soñaron con retroceder en el tiempo y con combatir en Trafalgar para poder volver vencedores de la Pérfida Albión. Pero siempre estaba presente la magia que suponía el superar un cabo; el de Hornos, el de las Tormentas, llamado luego de Buena Esperanza porque tras superar la tempestad vino una calma que recuperó el ánimo de sus marinos, las rocas de la playa, aún no alcanzadas.
    El verano en que cumplieron los quince años formularon un juramento: quince años después, en ese mismo día y a esa misma hora, pasase lo que pasase, independientemente de su situación personal, volverían todos a aquella playa y juntos, los cuatro, navegarían en cuatro piraguas y doblarían el “Cabo de la Incógnita” que así fue como bautizaron a esas rocas.
    Ninguno faltó a la cita quince años después, a pesar de que llevaban diez años sin coincidir todos y la última vez que uno de ellos estuvo allí fue cinco años antes. No eran necesarias las palabras, sabían lo que tenían que hacer y comenzaron a remar. Lo que estaba pasando era una culminación a un sueño de infancia que por fin se materializaba; mientras avanzaban la emoción crecía; las rocas se iban retirando a su paso para permitirles descubrir donde se esconde el paraíso. Y al otro lado de las rocas allí estaba, enigmática, enorme, majestuosa, espléndida, la playa nudista.

  2. Es algo q llena tu interior que te lleva por la sombra donde te produce un encanto que llevas hoy en tu interior el una cosa preciosa, que te habla y le sientes como algo en la mañana.
    Hoy no puedes llenar la pena hoy todo sera amor, porque el campo es una cosa q tu quieres y lo amas de corazón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s